Alimentación infantil

      Comentarios desactivados en Alimentación infantil

En estos momentos donde en España se registran niveles de obesidad en niños de 6 a 12 años, superiores al 12% y los casos de anorexia y bulimia entre los escolares se hace más presente, debemos de controlar los hábitos alimenticios de nuestros hijos para no caer en ninguno de estos extremos.

Una dieta equilibrada y el ejercicio regular, pueden prevenir muchos problemas. No existen unas medidas de comida indicadas para los niños, dependerá del ritmo que lleven, actividades escolares, extraescolares, juegos, sedentarismo.. podemos marcar unos intervalos que irían de 1500 a 2300 calorías al día, todo dependiendo de cada niño.

Vamos a analizar cada comida por separado y sobre todo los hábitos de conducta en la alimentación:

La primera comida de la mañana es una de las más importantes y de las que menos importancia se da, por no tener el tiempo suficiente para realizar un desayuno en condiciones. Hay que cambiar los hábitos de desayunar, levantarse 15 minutos antes y realizarlo en condiciones. Más de un 26% de los niños en España realizan un desayuno insuficiente. Realizar un mal desayuno condiciona que llegue la hora del recreo y tengan mucha hambre, que se suele satisfacer con dulces o bollería, que aportan mayoritariamente grasas. Esto hace que lleguen a casa con poco apetito de cara a realizar la comida.

En el desayuno se deben combinar los siguientes alimentos: leche, cereales, fruta, galletas, se puede acompañar de mermeladas, y mantequillas, pero bajas en calorías y zumos a poder ser naturales, un poco de pan acompañado de fiambres (york, pavo, pollo.)

El almuerzo de media mañana correspondiente al recreo, no debe ser abundante, ya que después de un desayuno completo los niños no tienen demasiada hambre, este puede contener fruta fresca, zumos, barritas de cereales, un pedazo pequeño de pan con embutido frío, york, pavo, pollo, si no se han incluido en el desayuno.

Llega la hora de la comida donde los niños llegan con hambre, se debe revisar de forma puntual los menús de los comedores escolares, que suelen ser bastante equilibrados aunque tienden más hacia las grasas que las verduras o frutas.

En casa hay que seguir unos hábitos alimentarios. Tenemos que enseñar a comer a nuestros hijos crear una cultura de la comida, al igual que les enseñamos los hábitos de higiene, tenemos que facilitarles el conocimiento de la comida, que conozcan y prueben cosas nuevas, hacérselas agradables a la vista, hay numerosas combinaciones para realizar una comida creativa que no nos quite demasiado tiempo prepararla, pero que el niño, se la coma a gusto desde la vista.

Lo mismo que saber comportarse ante la mesa, tener predeterminado un horario de comida, que no debe variarse en excesivo los días festivos, sobre todo cuando los niños sean pequeños, hay que intentar que los más pequeños cumplan sus horarios, sentarse de forma correcta, aprender a masticar, evitar la ingesta de grandes cantidades de agua en la comida, minimizar el hábito de bebidas gaseosas durante la comida, dejarlo para momentos puntuales.

Tener unas pautas de comida donde es recomendable comenzar todos los días con una ensalada, pero no siempre igual, poder variar sus ingredientes para que el niño no se aburra y terminar la mayoría de los días con una pieza de fruta.

Las recomendaciones de los platos posteriores, van en función de combinar los diferentes alimentos:

-3 huevos a la semana: hervidos, en tortilla, revueltos
-legumbres 3 días a la semana, garbanzos, lentejas, habichuelas
-pescados de 3 a 4 a la semana (decidir en función de los gustos del niño, dando preferencia al pescado azul)
-lácteos 3 raciones al día (leche, yogurt, queso..)
-aceite de oliva de 3 a 5 raciones al día
-arroz, pasta, pan, cereales integrales, patatas, 5 raciones al día.
-frutas, como mínimo 3 piezas al día.
De forma muy ocasional, no diaria, se pueden añadir, bebidas refrescantes, helados, bollería, pasteles embutidos o carnes muy grasas

Proponemos diferentes combinaciones a realizar:

Ensalada con pollo
Lentejas con verdura
Macedonia de frutas

Ensalada mediterránea
Sopa de fideos
Cocido
1 pieza de fruta

Ensalada con frutos secos
Patatas fritas con un filete de ternera y verdura hervida
Fruta en almíbar ligero

Ensalada de pasta
Pescado con verdura a la plancha y patatas hervidas
Natillas

Ensalada con sardinas
Potaje de garbanzos
Fruta

La merienda, podemos igualarla al almuerzo del colegio, los mismos alimentos, ya que si pasan directamente a la cena, aparte de que son muchas horas sin que coman algo, pueden caer en el picoteo, hay que evitarlo en la medida de lo posible y realizar una merienda con fruta, lácteos, un poco de pan.. Nunca abundante ya que no llegarán con hambre a la cena.

La cena es una comida importante, que hay que procurar realizarla a una hora temprana, lejos de la hora de dormir. La cena va a depender de los alimentos introducidos en la comida, para no ser repetitivo, intentar no incluir cenas con fritos o grasa abundantes, cambiarlo por cremas o purés, verduras, pescado y de postre fruta, o algún producto lácteo.